EN EL DÍA DE LOS TRABAJADORES.

EN EL DÍA DE LOS TRABAJADORES.


¡Derechos laborales y sociales para tod@s!

Un 1° de Mayo es un día no solo para recordar y comer un asado, sino para tener presente la lucha de muchos y muchas que con sus vidas conquistaron Derechos laborales y Sociales para todos.

Desde aquellas huelgas en Europa, Estados Unidos y en nuestras tierras que pudieron presionar para lograr una situación laboral más justa, en reclamo de ocho horas de trabajo, con condiciones dignas sanitarias, con vacaciones pagas…Hecho que hoy en día la Europa del primer mundo lo está sufriendo, o mejor dicho, los trabajadores lo están padeciendo. Están perdiendo los Derechos conquistados por sus mayores y ahora se ven acorralados por la incertidumbre o quizá la certeza de falta de trabajo.

Festejar este día, es hacer memoria de tantas mujeres que murieron en las represiones, en sus propias fabricas, quemadas por esos incendios “accidentales”.

Festejar este día, es hacer memoria de tantos argentinos y extranjeros que  llegaron a estas tierras a trabajar y a organizarse. Por citar algunos tenemos el hecho de la Patagonia Trágica, a principios de 1900.

El primer mundo no sabe qué hacer con los trabajadores. Por eso pone en marcha un “operativo masacre”. Si masacramos las fuentes laborales, los que se deben ir primero son los extranjeros, que al decir del presidente de Francia Sarkozy sobran. De esta forma habrá trabajo para los nuestros. ¿Y quienes son los nuestros y cuáles son los que no son nuestros? Ante esta disyuntiva (falsa por cierto) habrá pretexto para continuar con los ajustes en lo laboral, en la salud y en la educación.

Festejar este día, es recordar que hubo mucha gente, obreros, empleados, estudiantes, etc. que supieron organizarse para reclamar lo propio, o sea un trabajo digno. Y también gobiernos que escucharon esos reclamos y lo hicieron ley: “Derechos laborales y sociales para todos”

Ante el creciente desarrollo del mundo y sus comunicaciones, estas demandas también se incrementaron. Sus respuestas fueron dispares en el correr de los años por parte de los gobiernos y de  las políticas internacionales que aplicaron ajustes y restricciones a los países especialmente del tercer mundo o en vías de desarrollo.

Festejar este día, es tener presente a las minorías sociales, étnicas, religiosas y políticas. Es tener presente las necesidades de los siempre invisibles, principalmente las mujeres y sus derechos. Derechos a una vida libre de violencia, a un ingreso universal por hijo y por embarazo.

Obviamente que ante tantos avances en  nuestro país en materia laboral y social, hay voces que desde las sombras o desde las luces que le prestan, opinan que todo esto es demagogia, populismo, circo, chori y coca, pura bonanza oportunista del “viento de cola” y del consumismo. Escuchamos a los “profetas apocalípticos” que denuncian los castigos inminentes que recaerán sobre todos por haber “estatizado” YPF. Afirman que en el corto, mediano o largo plazo (por las dudas apuestan a todos) “la venganza será terrible” por parte de todos los países del mundo desarrollado, y que quedaremos aislados…solitos en el mundo.

Este tomar lo nuestro, contó en la Cámara de Senadores de la Nación con una mayoría absoluta y lo mismo será en Diputados. Aún la oposición está apoyando esta medida de “autonomía energética”, y ni que decir de nuestros países hermanos que apoyan rotundamente nuestra estatización petrolera, y de otros no tan hermanos, que no dicen nada pero de esta forma con-dicen su apoyo no explícito.

Pero graciosamente el debate se instala en los opinadores mediáticos, más que en los políticos. ¿Por qué será? ¿Por qué será que sectores del cuarto poder tienen tanto interés en hablar mal sobre la medida de nacionalizar YPF? ¿A quién responden? ¿Qué interés y de qué tipo se esconden con evidencia absoluta? ¿O es que prefieren instalar otros temas en la agenda comunicacional para parecer ser la opción opositora, la alternativa virtual?

Leemos a diario, valga la redundancia, en los diarios, que algunos sectores se consideran la “opinión pública” o sus defensores. Son los guardianes de la democracia y la verdad. Guardianes del pueblo verdadero y no del populismo ni la demagogia. Son los guardianes de la libertad (quizá un tanto liberal) de opinión pública. Ellos, o sus columnistas, afirman que “aún queda en la opinión pública grandes reservas de valores, y que cuando llegue el momento, resurgirán”. ¿De qué “momento” estarán hablando?

Estoy seguro que no se refieren a esos “momentos” de 1955, ni del 66 y menos aún de 1976, en donde los Derechos más fundamentales que son a la Vida, a la Libertad de expresión, los Derechos sociales y laborales, de agremiación y de participación ciudadana y política, se perdieron. Y en donde estos “sacerdotes del dios Mercado” quemaron incienso de cuerpos de jóvenes, ofreciendo libaciones en su propio beneficio, el individual, porque ellos son predicadores del “sálvese quien pueda” y/o tenga con que hacerlo.

Festejar este día de los trabajadores, no solo en Argentina sino en el mundo entero, es tener una consigna que convoque y provoque cambios… “Juntos y Organizados” por la dignidad del trabajo, por los recursos soberanos de nuestras Malvinas, los recursos del petróleo, del agua, de la minería.

A todos los trabajadores y trabajadoras, desde las Amas de Casa a las empresarias, funcionario/as, docentes, empleado/as, profesionales…y de manera especial a los desocupado/as les deseamos un Feliz día de los Trabajadores.

Jorge del Viso (Director Editorial)

Los comentarios están cerrados.