Santos Inocentes.

Santos Inocentes.


0012024847Lola Luna Chomnalez, Candela y muchas más…

Hemos visto una vez más como se repiten esas situaciones similares a antaño.

Cuando las cosas son demasiado serias e importantes, se suele preferir,  a veces, bromear para que no nos sintamos tan afectados, y así desvirtuamos el verdadero sentido y el verdadero hecho histórico. Desvirtuar, tergiversar, cambiar el relato o la descripción de lo acontecido.

¿Cuántas veces nos pasa que según la fuente en la que nos informamos de una noticia, terminamos apoyando a uno u el otro, al agresor,  al agredido o la indiferencia?. Y suele suceder que una de las conclusiones es: “por algo será”. O “él (o ella) se lo buscó; y ahora que no chille”… volviendo a juzgar o criminalizar al afectado, que mayoritariamente son niños, niñas, adolescentes…o en el mejor de los casos a sus padres.

Uno de los temas que más  impactan, gustan o nos causan repudio es sobre la muerte y lo sexual del prójimo. Las muertes individuales o colectivas pueden provocarnos distintos grados de impacto. Se cae un avión donde mueren o desaparecen cientos de pasajeros y tal vez no genere tanto interés, entusiasmo o indignación como cuando el deceso es de una sola persona, sumado cuando es un niño, niña, jóvenes…La “Muerte dramática” del inocente o indefenso, se transforma en una mercancía que será consumida por una cantidad enorme de telespectadores, y si a esto lo aderezamos con el abuso sexual serán horas y horas en todos los canales y todos los informativos que nos darán opiniones de posibles causas y consecuencias de lo ocurrido.

Hoy como antaño…

Hemos celebrado hace pocos días una festividad religiosa y dramática de Los Santos Inocentes. Si!! El famoso 28 en el cual debemos estar preparados para no caer crédulamente en una cantidad enorme de bromas de todo gusto. ¡¡“Que  la inocencia te valga”!!! Este hecho ocurrido cuando el rey Herodes fue visitado por los Reyes Magos que seguían la estrella de Belén, anunciando que el rey de Israel había nacido. Furioso el rey, mandó matar a todos los niños de su comarca a los efectos de asegurarse en liquidar a quien podría disputarle el trono.

Hoy como antaño, se repiten historias similares en matanzas de niñas y niños. De jóvenes y chicas que de formas distintas o similares son muertos por un sistema de muerte, destrucción, explotación,trata, abusos sexuales, prostitución infantil, etc…En aquella época, no pudieron acabar con la vida de Jesús. Pero fue un hecho tan fuerte que traspasó la barrera de los siglos haciéndose presente hoy en día, pero transformado en otro tipo de situaciones no menos criminales y masivas que aquella.

Los Santos Inocentes no fue, sino que sigue pasando hoy día. Si jugamos con “que la inocencia te valga” podemos correr el riesgo de no visibilizar las muertes infantiles próximas en nuestra sociedad.

 

Jorge del Viso (Director Editorial)

Los comentarios están cerrados.