Laboratorio de Bromatología: Mediante el análisis microbiológico del agua buscan prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico


 El Síndrome Urémico Hemolítico sigue siendo una de las enfermedades transmitidas por alimentos que más preocupa a las autoridades sanitarias ya que, el 30 por ciento de los casos, puede dejar secuelas severas en los riñones. Por ello, desde la Municipalidad de la Capital se aplicarán políticas activas para  profundizar las acciones de prevención y evitar casos graves en los chicos, los más vulnerables frente a la bacteria. Por ello, se inicia un trabajo de toma de muestra y análisis microbiológico del agua de consumo, de los distintos establecimientos de educación inicial. Bajo esta misma temática, se procederá a efectuar el dictado de una  clase de capacitación, dirigida tanto a los docentes, personal de maestranza y padres y/o tutores en los distintos jardines.

En este sentido, desde el laboratorio de Bromatología, a cargo de la Dra. Maria Elena Brim, perteneciente a la Dirección de Calidad de Vida y Contralor Municipal, se informa que, desde esta área, se procederá a efectuar periódicamente tomas de muestra de agua (para su posterior análisis microbiológico), en todos los jardines municipales de esta Capital.

Asimismo, informaron que con esta labor se busca lograr cumplir con una disposición que proviene  de la Red Nacional de Protección de Alimentos (RENAPRA) y diseñada con el objeto de  prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico en los niños.

“En el 30 por ciento de los casos esta enfermedad puede dejar secuelas severas en los riñones”, explicó la titular del Departamento de Bromatología Municipal, Dra. Maria Elena Brim, quien precisó que, según indicadores resulta letal en el 2 por ciento de los niños afectados.

Precisó que “el Síndrome Urémico Hemolítico, más conocido como SUH, es la enfermedad transmitida por alimentos más frecuente en menores de 5 años, con cerca de 250 casos anuales en el país. Si bien se asocia con la carne picada mal cocida, también puede estar en frutas y verduras mal lavados o leches no pasteurizadas”.

Por ello, se propician capacitaciones dirigidas no sólo a los manipuladores de alimentos sino también a la comunidad, ya que muchos casos se producen por la incorrecta preparación de alimentos en los propios hogares.

Indicó que “este Síndrome es provocado por un tipo de bacteria, la Escherichia Coli productora de la toxina Shiga, y su principal manifestación es la diarrea líquida y posteriormente sanguinolenta, que puede curarse sola o bien generar cuadros renales y neurológicos severos y compromiso en otros órganos, como intestino, páncreas o corazón”.

Por lo general, se asocia el SUH con la carne picada mal cocida. “Sin embargo, la bacteria que lo produce también puede estar en frutas y verduras mal lavados, en aguas de piletas públicas y privadas no cloradas o en jugos y leches no pasteurizados, y puede ser también trasmitida de persona a persona”.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN DEL SUH
• Lavarse las manos con agua tibia y jabón: antes de comer, después de ir al baño, y antes de manipular alimentos.
• Separar siempre las carnes crudas de los alimentos cocidos o listos para consumir.
• Utilizar recipientes y utensilios diferentes (fuentes, cuchillos, tablas para cortar) para manipular alimentos crudos y cocidos
• Cocinar la comida completamente. La correcta cocción elimina la bacteria que provoca el SUH.
• Cocinar completamente las carnes y las comidas que lleven carne picada o trozada en su interior, hasta que no queden partes rojas o rosadas.
• Descongelar los alimentos en una bandeja en la heladera, en el microondas o cocinarlos directamente, pero nunca sobre la mesada de la cocina.
• Lavar bien las frutas y verduras bajo chorro de agua potable.
• Utilizar agua potable para beber, cocinar y lavar. De no contar con ella, potabilizarla hirviéndola durante 5 minutos o agregándole 2 gotas de lavandina.

Los comentarios están cerrados.


iwc replicas de relojes replicas de relojes